english  español  česky 

Búsqueda avanzada
na_celou_sirku
Photo: Visit Czechia
Aviso del artículo Imprimir Decrease font size Increase font size

El lúpulo y la ciudad de Žatec en la lista de la UNESCO

Žatec, una pequeña ciudad ubicada en la hermosa región de Bohemia del Norte en la República Checa, también conocida con su nombre alemán Saaz, es famosa por su rica tradición en la producción de lúpulo de alta calidad. Este patrimonio único se ha mantenido durante siglos y ha convertido a Žatec/Saaz en un lugar icónico para los amantes de la cerveza en todo el mundo. Ahora, Žatec/Saaz está dando un paso importante para preservar su legado al ser inscrito como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La incorporación de la ciudad y el paisaje colindante a la lista de la UNESCO fue anunciada por el Comité del Patrimonio Mundial el lunes 18 de septiembre en Riad, Arabia Saudita, tras haber estudiado 50 nominaciones del mundo entero. Las autoridades de Žatec/Saaz duraron unos 16 años intentando conseguir la inscripción a la lista. Se trata de la décimo séptima inscripción entre los monumentos culturales o zonas naturales de Chequia en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. A la vez, es la primera zona de lúpulo del mundo que obtuvo ese estatuto.

El paisaje que rodea Žatec/Saaz es una obra maestra de la agricultura y la cultura checas. Cuenta la historia de generaciones de agricultores que han cultivado el lúpulo aquí por más de 700 años, preservando técnicas tradicionales. El lúpulo es una de las materias primas cruciales para la fabricación de la cerveza. En la región de Žatec/Saaz se cultiva en más de 3740 hectáreas, que es el 77% de todas las áreas a nivel del país. Se destaca por ser el lúpulo aromático más suave del mundo.

Visit Czechia

Visit Czechia

La inscripción en la lista de la UNESCO está dividida en dos partes. En primer lugar, está la zona histórica de la ciudad con su barrio industrial del siglo XIX, que dispone de la mayor concentración de edificios vinculados con el procesamiento y la comercialización del lúpulo. Entre ellos figuran la antigua fábrica de malta renacentista con fachada neogótica y una galería de arte en su interior, o la Plaza del Lúpulo con su valioso almacén de lúpulo. También destacan el conjunto de edificios convertidos en un moderno museo del lúpulo y el Templo del Lúpulo y la Cerveza, con un reloj astronómico y una torre mirador llamada el Faro del Lúpulo. Otro notable edificio industrial de principios del siglo XX es el secadero de lúpulo de Trnovany. En el centro de la zona de conservación se encuentra el huerto de lúpulo más pequeño del mundo. Los visitantes pueden admirar decenas de casas adosadas con orígenes que van desde la Edad Media hasta el Barroco, varias iglesias y parte de las fortificaciones de la ciudad.

En segundo lugar, se cuenta con la zona de lúpulo de Žatec/Saaz, sus plantaciones y los pueblos de Trnovany y Stekník, con edificios que servían para secar el lúpulo, su embalaje y almacenamiento. Están incluidas las granjas de lúpulo, las cervecerías, las malterías y el palacio de Stekník en el cual antiguamente vivían los propietarios de las plantaciones locales.

Visit Czechia

Visit Czechia

La incorporación a la lista de la UNESCO, sin menor duda, ayudará a promover el turismo sostenible en la región y garantizará la preservación de estas tradiciones para las generaciones futuras. Dado que se espera una mayor afluencia de turistas, la Alcaldía de la ciudad quiere centrarse en el desarrollo de las infraestructuras, edificar aparcamientos, marcar rutas para los turistas y hacer senderos en los lugares de cultivo de lúpulo accesibles al público general.

Cabe destacar que Chequia es muy bien conocida por su cerveza de alta calidad y pertenece al club de potencias cerveceras como Alemania o Bélgica. Gracias a su cultura cervecera, el país tiene el mayor consumo per cápita de cerveza a nivel mundial. La cerveza más común en el mundo de tipo lager se originó en la ciudad checa de Plzeň/Pilsen en el año 1842 y se convirtió rápidamente en un éxito internacional. Hoy en día, el estilo cervecero de Pilsen se produce en todo el mundo bajo diferentes marcas comerciales, incluida la marca checa de más renombre – Pilsner Urquell. Beber cerveza en Chequia es más que una costumbre, es una tradición cultural nacional cuando se está con los amigos. Por eso, los productores de esta bebida se están esforzando para que la cultura cervecera checa llegue a figurar también como Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO en los próximos años.